5. Ir al parque a jugar con las hojas

Pues vaya reto, me diréis! A veces, las cosas más sencillas hacen disfrutar más. Los niños son maestros en demostrarnos esto todos los días.

Solemos ir con los niños al parque todos los días y les dejamos que corran, les llevamos mil juguetes y ellos siempre acaban jugando con los juguetes de los demás.

He tenido la gran suerte durante mi infancia de estar mucho en contacto con la naturaleza. He vivido en una ciudad construida entre grandes colinas llenas de bosques. He podido disfrutar de la belleza de los arboles en todas las estaciones, pero lo que se queda bien guardado en mi corazón es la imagen de los arboles de mi barrio en otoño, con sus colores tan impresionantes.

Me gustaría mucho que mi niña relaje su mirada y su mente mirando las hojas verdes de los arboles en verano, que disfrute del juego de colores de las hojas en otoño.  Me gustaría sobre todo que valore la naturaleza, que no le de miedo los bichillos, los insectos, los animales.

Cada vez que salimos al parque le dejo tocar las hojas del suelo, le animo a buscar  hojas de diferentes formas y colores. Lucho mucho con ella para que no se lo meta todo en la boca. A veces lo consigo, otras no.  Cuando estamos los tres, mi hija y yo recogemos hojas y se la dejamos todas a papa. Las contamos, las movemos de sitios, vemos cual es la más grande. Son juegos sencillos, baratos pero muy ventajosos para esta etapa ya que la animan  a tocar diferentes texturas, ver diferentes colores, comparar, aprender a contar. ¿Casi nada, verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s