Educación simple, resultados seguros

Make the Ordinary Come Alive

Do not ask your children

to strive for extraordinary lives.

Such striving may seem admirable

but it is a way of foolishness.

Help them instead to find the wonder

and the marvel of an ordinary life.

Show them the joy of tasting

tomatoes, apples and pears

Show them how to cry

when pets and people die

Show them the infinite pleasure

in the touch of a hand.

And make the ordinary come alive for them.

The extraordinary will take care of itself.

William Martin

William MartinThe Parent’s Tao Te Ching: Ancient Advice for Modern Parents

Haz que lo habitual prenda vida

No pidas a tus hijos

que luchen por tener vidas extraordinarias.

Una lucha así puede parecer admirable

pero es un camino de insensatez.

Ayudadle mejor a encontrar el milagro
y la maravilla de una vida normal

Enseñadle disfrutar saboreando
tomates, manzanas y guisantes
Enseñadles como llorar
cuando se mueren los animales de compañía y la gente
Enseñadle el infinito placer
encontrado en el tocar de una mano
Y haced que lo común sea realidad para ellos

Lo extraordinario vendra solo.

(Traducción mía,  espero no haber cometido muchos errores).

Hoy he encontrado estas líneas en un blog estadunidense, Campari and Sofa. El blog no es sobre niños, educación ni nada por el estilo. Estas palabras me han gustado tanto que me han hecho buscar referencias del autor y me he quedado con ganas de leerme el libro, ya que me parece muy sensato lo que plantea.

Volver a los orígenes, volver a lo básico, depurar tantas tentativas de educar con la complexidad de valores, de elementos éticos, estéticos, políticos. Al final lo bonito es sencillo, salta a la vista, lo simple es armonía por el cuerpo y para el alma, la verdad es tan obvia cuando es verdad que no queda la menor duda.

Lo de luchar por vidas extraordinarias me parece también un despropósito de nuestros tiempos. Por supuesto que cada padre o madre hace lo que mejor puede para su criatura, pero muchas veces por querer hacerlo tan bien lo estropean. También es verdad que la mayoría de los padres reconocen que al final, lo que de verdad importa es que los hijos sean felices, aunque no sigan el ejemplo de la madre cirujana, del padre profesor. Pero mientras atormentan al niño en el intento de transformarlo.

Acabo estas reflexiones con una pregunta que resume un poco todo lo que quiero decir: ¿No os ha pasado que habéis tenido la habitación llena de juguetes y que al final el niñ@ ha acabado jugando con una cajita vacía, o pila usada, o un papel o…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s